EL ALMA GENEROSA

“Hay quienes reparten, y les es añadido más; Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado.”

Proverbios 11:24,25

 

Un día a la entrada de una Iglesia cristiana, apareció un aviso que decía: “Con profundo dolor comunicamos la muerte de la Iglesia. El funeral será el próximo domingo a las 10 AM”. El domingo la Iglesia estaba llena. Nunca se había visto tan llenísima. El Pastor colocó el féretro en la plataforma junto al atril, sobre una base de bronce rodeada de muchas flores. Al final de la predicación, en tono melancólico el Pastor, dijo: “Amados hermanos, nuestra Iglesia ya no puede resucitar, No soy Dios ni tengo poderes sobrenaturales, pero voy a hacer el último esfuerzo por esta Iglesia. Mientras oro con la mayor fe posible, quiero en fila de uno en uno, que vayan pasando para ver el cadáver. El Pastor abrió el ataúd. Todos con mucha lentitud, curiosidad y expectativa hicieron el desfile y al pasar ¡Que sorpresa! En el fondo del ataúd había un espejo largo que proyectaba el rostro de cada uno.

Las puertas del Hades nunca prevalecerán contra la Iglesia espiritual, pero las manos que retienen su apoyo a la Iglesia local le pueden hacer el funeral. Te pregunto: ¿Qué rostro proyectaría el espejo del ataúd respecto a tus ofrendas? En 2 Corintios 9:7 Pablo nos habla de dos rostros, dice: “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”

Imagínate que el espejo del ataúd fuera Dios, que al ver tu mirada, el Señor dijera: “Que tristeza” – siguiente- “Que alegría”. ¿A quién ama Dios? Al que da con alegría. Los dos rostros de la Iglesia son el hermano tristeza y la hermana alegría. La tristeza es la expresión de un funeral, pero la alegría es la expresión de una resurrección. Te pregunto: ¿Qué quieres ver de tu Iglesia: Funeral o resurrección?.

¿Cómo resucitas a tu Iglesia? La resucitas por medio de tus ofrendas o siembras, porque si aquí dejamos de ofrendar, entonces, le estamos haciendo el funeral a esta Iglesia, ¿Quién la mató? Los tacaños, los criticones, los avarientos de la Iglesia. Pero en esta Iglesia hay almas generosa, gente que mantiene viva, sostenida y en resurrección a la Iglesia.

Salomón dijo: “El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado”. ¿Quiénes son los que mantienen a la Iglesia Local en prosperidad? La mantienen las almas generosas de la Iglesia Local. Prospérala por medio de tus ofrendas. Si te duele dar, da más para que se te quite el dolor. ¿Qué es prosperidad? Es estar saciado, satisfecho y completo. Observa que aquí en Proverbios 11:25 hay una ley: El que saciare, será saciado. Nos volvemos prósperos cuando somos generosos. La filosofía del mundo sin Cristo es atesora, guarda y no des nada; pero la del cristiano es dar con alegría.

Cuando tu das estás liberando algo de ti mismo: Posesión, tiempo y energía, ¿Qué le dio Dios al mundo? Dio a  su Hijo. Pablo dice que Dios no escatimó a su Hijo como cosa a que aferrarse. La actitud del alma generosa es no escatimar, no aferrarse a lo que se tiene. El alma de Dios fue inmensamente generosa para nuestra salvación eterna, entonces, si Dios dio, da a tu Iglesia. Cuando ofrendas a tu Iglesia, estás demostrando que de Dios es tu vida y que El es Señor de tu economía. ¿Qué obtenemos al dar a la Iglesia? Obtenemos la libertad de la esclavitud de nuestras posesiones, y el gozo de extender el reino. Fíjate lo que dice Proverbios 11:24¿A quién le es añadido más? A reparte. ¿Quiénes están viniendo a pobreza? Los que retienen. Aquí yo veo dos clases de manos: La mano que reparte y la mano que retiene. En nuestra Iglesia hay dos tipos de rostros y dos tipos de manos en asuntos de dinero. Hay rostros melancólicos y hay rostros que dan con alegría. Hay manos que reparten y hay manos que retienen. ¿Qué te dice el espejo del ataúd? Este reparte o retiene?

Es justo que tu repartas y es injusto que tu le retengas la ofrenda a tu Iglesia. Lo que es de Dios no es tuyo, suéltalo, esa ofrenda le pertenece a la Iglesia, el V:26 dice: “Al que acapara el grano, el pueblo lo maldecirá”. En gracia, ya no hay maldición para tu vida, porque tú eres un bendecido con toda bendición espiritual, pero te falta dar tu bendición material para el sostenimiento de tu Iglesia. Pablo dice en 1 Corintios 9:11 “Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿Es gran cosa si segáramos de vosotros lo material?”. Esto es: Bendecidos espirituales que dan bendición material a la Iglesia. Lo espiritual sustenta a lo material.

En el V:9 Pablo dice “…No pondrás bozal al buey que trilla…”. Le pones bozal a la Iglesia cuando le retienes tus ofrendas. El buey de la Iglesia tiene que trillar con tus ofrendas, el V:10 dice “…el que trilla, con esperanza debe recibir del fruto”. El fruto de tu Iglesia son tus ofrendas generosas. El alma generosa jamás le pone bozal a su Iglesia, nunca le retiene lo que a ella le pertenece de parte de Dios.

Observa lo que dice el V:23 “El deseo de los justos es solamente el bien…”. Tú eres un justo porque fuiste por la sangre de Cristo justificado gratuitamente, ¿Qué hacen todos los justos de esta Iglesia? Su deseo es solamente el bien de la Iglesia. ¿Cómo le haces el bien a la Iglesia? Ofrendado de tus continuas entradas económicas.

El alma generosa será prosperada. El alma que saciare a la Iglesia, será también saciada. La prosperidad no se ora porque es una ley establecida. La prosperidad le llega al alma generosa, no orando sino dando. La luz del Sol es una ley. El sale y alumbra a justos e injustos. Aunque tú ores diciendo: “Señor que la luz del Sol no le salga hoy a los injustos”-perdiste tu oración- porque la ley establecida dice que <el Sol le sale a justos e injustos>. El Sol es una ley que se expresa y  asimismo es la prosperidad. Tú prosperidad se ve en tu generosidad. ¿Quieres que el dinero te sea añadido más? Tienes que repartir, porque el que reparte se le añade más y esto es una ley de Dios. La generosidad de tus ofrendas hace posible que la Iglesia Local corra con esta Palabra de Gracia. Toma tu siembra y reparte ahora, porque el alma generosa será prosperada.

 

Proximo Blog: 5/23/2011

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s