LA GRACIA FRENTE A OTRAS CREENCIAS

“Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno. Y ahora, hermanos, os encomiendan a Dios, y a la palabra de su gracia que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados”.

Hechos 20:28,29

La Iglesia del Señor es un rebaño compuesto de hombres y mujeres ganadas por la sangre de Cristo. Pablo advierte que después de su muerte, entrarían al rebaño de la Iglesia del Señor lobos rapaces, que dividirían el rebaño para hacer Su propio rebaño arrastrando tras sí a los miembros de la Iglesia del Señor. El Espíritu Santo ordena velar, a estar alertas con esos lobos rapaces, que saldrán de la misma Iglesia del Señor. El velar tiene que ver mucho con la palabra de gracia, porque es palabra que tiene poder para sobreedificar a los santos y darles herencia.

En nuestras relaciones con otras creencias que no enseñan la palabra de gracia, es necesario tener presentes tres principios:

1. La Libertad de conciencia: Esta libertad consiste en el derecho y el deber que tiene cada miembro del rebaño de la Iglesia del Señor de disfrutar la gracia y la verdad de Jesucristo, (Juan 1:17) y encomendarse a ella según su conciencia. Nadie tiene el derecho de imponer a otro una determinada creencia, aunque parezca como la mejor. Nosotros no debemos imponer la palabra de gracia, sino dar testimonio de ella, El V:24 dice “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”. Dar testimonio no imponer el evangelio de la gracia de Dios. Esto es libertad de conciencia.

2. Libertad religiosa: Que consiste en el derecho que tiene cada miembro de la Iglesia del Señor de profesar públicamente su creencia, (la palabra de gracia) a solas o en grupo, sin que nadie se lo pueda impedir. Teniendo presentes estos dos principios básicos:

a-Tolerancia: Que consiste en respetar a todos, sin distinción de credo, raza, o ideología.

b- Dialogo: Que consiste en hablar y escuchar. Es el método más adecuado para favorecer el conocimiento y el respeto mutuo. El diálogo tiene que estar siempre abierto para todos, creyentes y no creyentes, confiando en que “la senda de los justos es como la luz (conocimiento) de la aurora que va en aumento, hasta que el día es perfecto” y tratando siempre de comprender, más que juzgar o condenar.

Libertad de unidad: Según Efesios 4:3 todos los miembros del rebaño de la Iglesia del Señor, debemos “Ser solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”. Esta unidad no es una convivencia pacífica entre nosotros, aceptando la división como un hecho normal. Se trata más bien de un esfuerzo consciente por sanar las divisiones, que se han ido creando por la no comprensión de los demás acerca de las verdades del evangelio de la gracia y restablecer la unidad, haciendo realidad el sueño de Cristo en Juan 17:21 “Que todos sean uno”.  Teniendo presente todo esto, no puede haber división entre los que predicamos la maravillosa gracia de Dios, por el contrario debemos optar por el camino de la reconciliación y la unidad del Espíritu y de la gracia.

Defensa de la Fe: Es la actitud frente a las sectas, y la tradición de los hombres que tratan por todos los medios de socavar la fe de los elegidos de Dios (Tito 1:1) y de los hermanos más débiles para llevárselos a sus grupos. Los lobos rapaces que han salido de la Iglesia del Señor son aquellos que han desechado la gracia de Dios (Gálatas 2:21), en el V:18 Pablo dice “Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago”, V:4 ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?. Frente a esta situación, es preciso fortalecer nuestra fe, ayudando a los débiles a conocer la identidad de la Iglesia del Señor y a responder a los ataques que vienen de las sectas, de la tradición, y de los desechadores de la gracia de Dios.  1 Pedro 3:15 dice “Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros”.

Colaboración: Cuando se trata del amor hacia el prójimo, para el miembro de la Iglesia del Señor no existen barreras. Mateo 5:46 dice “Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publícanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?.  Por lo tanto, tenemos que esforzarnos en estar presentes en las calamidades de cualquier persona cristiana o no cristiana, sin gracia o con gracia, en gracia o en desgracia, colaborando con todos sin distinción de credo o ideología. Este esfuerzo común tiene que dirigirse para remediar los males que afligen nuestra sociedad, como son “el hambre y las calamidades, el analfabetismo y la miseria, la violencia, los desastres naturales, la escasez de viviendas y la injusta distribución de los bienes”.

En conclusión: Tenemos que acostumbrarnos a vivir en una sociedad pluralista, respetando a todos, pero al mismo tiempo guardando nuestra identidad como Iglesia del Señor que somos. Que la gracia, en lugar de dividir, sea un estímulo más para superarnos como seres humanos y luchar en favor de las grandes causas de la humanidad y sobre cubrir a las naciones con el manto salvador de la gracia de Dios. NO me avergüenzo de la gracia, porque es la causa de nuestra salvación (Romanos 1:16).

 

Proximo Blog: 4/25/2011

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s