Cristo : La Reforma Pt. 2

¿Por qué existen tantos creyentes en el pueblo de Dios que tienen serias dificultades para comprender verdades profundas? Porque son niños de pecho, necesitan que en cada culto se les de leche, que son los primeros rudimentos de los oráculos o palabras de Dios. Por ejemplo: un creyente o un predicador niño no puede asimilar la palabra de justicia que es alimento sólido. El que participa de cultos en leche y de leche es inexperto en la palabra de justicia, es un diacono niño, es un ministro de alabanza niño, es un anciano niño, es un pastor niño, es un evangelista niño, es un creyente niño.

A los niños hay que hacerles cultos de leche, y predicarles mensajes de leche, porque de ahí no reciben más, no dan más. Ellos están en el prekinder de Dios.
Es muy lamentable que después de tantos años, un creyente siga siendo niño, le gusten los rudimentos, y continué en congregaciones de prekinder. Los creyentes hebreos era una congregación de prekinder.
El principio de “quitar lo primero, para establecer esto ultimo” es alimento sólido, y el V:14 dice que el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tiene los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

¿Qué es el discernimiento del bien y de mal? Es ser capaz de discernir verdades profundas.¿Qué es ejercitar los sentidos? Es que todos mis sentidos posean la disciplina espiritual en el discernimiento del bien y del mal.
¿A que se refiere el bien y el mal aquí? El bien y el mal aquí no tiene nada que ver con el carácter moral de las cosas. El bien y el mal se refiere a lo que es superior en contraste con lo que es inferior.  El bien indica la superioridad de Cristo y el mal indica la inferioridad de las demás cosas. Por ejemplo:
Cristo es superior a los ángeles (Hebreos 1:4 al 2:18) Cristo es superior a Moisés (Hebreos 3:1-19) Cristo es superior al reposo en Canaán (Hebreos 4:1-16) Cristo es superior al sacerdocio de Aarón (Hebreos 5:1-14) Cristo es superior al pacto de la ley (Hebreos 8:1-13) Cristo es superior a los sacrificios antiguos (Hebreos 9:1- 10:18) Cristo es superior a la sangre de los machos cabríos (Hebreos 9:13-28). Cristo representa en el libro de Hebreos el bien, la superioridad y los ángeles.

Moisés, reposo, sacerdocio de Aarón, pacto de la ley, los sacrificios, la sangre de animales representa el mal, la inferioridad. ¿A que vino Cristo? A quitar lo primero y establecerse como lo último, lo superior. Los ángeles, Moisés, reposo en Canaán, Aarón, la ley, los sacrificios, la sangre de animales es lo primero, pero Cristo es lo último y lo último o lo segundo es mejor que lo primero,
¿Por qué? Porque Cristo es el cumplimiento de todas las sombras de la ley. Cristo es nuestra realidad. La iglesia del nuevo pacto de la gracia está llamada a caminar no en las sombras sino en las realidades que logró Cristo por ella.
Caminar en las realidades es alimento sólido, pero andar en sombras es leche, es puro rudimento. Cristo no es el rudimento de la Iglesia es el cumplimiento de la ley, Romanos 10:4. ¿En qué debemos ejercitar los sentidos? Debemos ejercitarlos en el discernimiento del bien y del mal. Debemos discernir que Cristo en nosotros es superior a los ángeles como Gabriel, Miguel, a Moisés, Aarón, a la ley, a la sangre de animales, a los sacrificios. Tenemos que andar en lo superior y no en lo inferior. ¿Por qué los creyentes hebreos no eran maestros después de tanto tiempo? Porque andan en lo inferior, en el mal, en lo primeros rudimentos. Andaban en leche. Estaban en el prekinder de Dios, por eso, no tenía ejercitados los sentidos, no poseían discernimiento.

Cómo este era el tremendo problema de los creyente hebreos, Pablo en Hebreos 6:1 “ tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios. La exhortación del apóstol era hacia ir adelante a la perfección o madurez en el conocimiento de lo superior en Cristo. Ellos no debían detenerse en los rudimentos. ¿Qué es un rudimento? La palabra rudimento tiene dos connotaciones en el griego. Primero, Stoicheíon: que significa “el primero de una hilera o de una serie.” Segundo, Arché: que significa “embrión, estado informe de un ser orgánico, el principio de algo o las primeras lecciones de una ciencia o profesión”.

¿En qué se habían detenido los creyentes hebreos y en qué están detenidos la mayoría de los creyentes hoy en día? En los rudimentos. Si Cristo es superior a los ángeles, a Moisés, a Aarón, a la ley, a los sacrificios y si rudimento significa “embrión, primera lección”, entonces, los ángeles son un rudimento, Moisés es un rudimento, Aarón es un rudimento, la ley es un rudimento, los sacrificios son un rudimento. Cristo es superior a cualquier rudimento o primera lección o enseñanza de la doctrina de Cristo. Cristo es superior a su propia doctrina.
La gente va en busca de la doctrina y no de Cristo. Yo prefiero disfrutar a Cristo mas que la doctrina. La gente hoy en día se divide es por doctrinas, cuando Cristo es lo que nos une. Hay doctrinas mejores que otras, pero Cristo siempre debe ser la cabeza de todos nosotros.

En Hebreos 6:1-3 Pablo le menciona a los creyentes hebreos seis rudimentos que constituyen la leche del que comienza en Cristo. Pablo le dice a los creyentes hebreos que ellos tenían que aprender a discernir entre verdades vivas y formas muertas, como las que se hallaban en el judaísmo, tales como los rituales, las purificaciones y los bautismos.
En el V:3 les dice: “Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite”. ¿Qué haremos? Dejar ya estos rudimentos, estos rituales, estas purificaciones de obras muertas y estos bautismos. Del V:4 al 6 Pablo les dice que algunos habiendo sido iluminados por el Espíritu santo y habiendo gustado de la buena palabra de Dios, habían recaído. ¿De donde habían recaído? Habían recaído del fundamento.
Por el Espíritu santo estos creyentes hebreos habían sido iluminados, habían gustado del don celestial, habían gustado de la buena palabra de Dios y de los poderes del siglo venidero. El Espíritu santo les estableció ese fundamento en el momento en que creyeron. Pero si ellos recaen y vuelven atrás, ¿Qué pasa? Pasa que ya no peden tener una segunda renovación para arrepentimiento.
Recaer es apostatar. ¿Qué es apostatar? Es repudiar lo que Dios ha hecho y nos ha dado en Cristo. Apostatar es crucificar por segunda vez al Hijo de Dios.
Apostatar es volver a las formas muertas del judaísmo. Es imposible para el que recae que Cristo le muera por segunda vez, lo ilumine por segunda vez, le de el don celestial por segunda vez, le de el Espíritu santo por segunda vez, le muestre los poderes del siglo venidero por segunda vez, lo renueve por segunda vez. ¿Por qué? Porque todo lo que Dios da en Cristo, lo da por primera vez. En la cruz, Cristo hizo un solo sacrificio por primera vez, por única vez.

Lo único de Dios no se puede rechazar, solo se puede degustar. Dios no tiene otro remedio para el pecado de la apostasía cuando alguien repudia lo que Cristo dio e hizo en la cruz del calvario por la iglesia.
Tú no puedes repudiar el hecho de que tu eres un bendecido con toda bendición espiritual (Efesios 1:3), un escogido en Cristo antes de la fundación del mundo (Efesios 1:4) Un predestinado para ser hijo de Dios (Efesios 1:5), Un acepto en el Amado Jesús (Efesios 1:6); Un perdonado de tus pecados (Efesios 1:7), salvo por la gracia de Dios (Efesios 2:8) Uno que está sentado en los lugares celestiales con Cristo Jesús (Efesios 2:6) y uno que tiene vida con Cristo (Efesios 2:5) El día que tu repudies estas maravillosas posiciones en Cristo Jesús, te conviertes en un apostata y será imposible que seas renovado por segunda vez a estas posiciones espirituales y de victoria en Cristo Jesús. En Hebreos 6:9 Pablo dice “Pero en cuanto a vosotros, oh amados, estamos persuadidos de cosas mejores, y que pertenecen a la salvación, aunque hablamos así.”

¿Quiénes son los “vosotros” del V:9? Son los maduros, los que van adelante hacia la perfección, hacia las cosas mejores que pertenecen a la salvación.
De aquí en adelante, vamos a estudiar con vosotros los persuadidos, los que buscan verdades mejores que pertenecen a la salvación, a la revelación de Dios.
La voluntad de Dios consiste en quitar lo primero y establecer lo ultimo. ¿Qué es lo primero? Es quitar los sacrificios de animales para que lo segundo, que es el sacrificio neotestamentario de Cristo, fuera establecido. Cristo que es el sacrificio segundo, vino al mundo para quitar los sacrificios primeros y establecer el suyo como el sacrificio del nuevo pacto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s