Más que Vencedores Prt.1

Romanos 8:37
“Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”.

La gracia de los vencedores consiste en disfrutar a Cristo como nuestro reposo, libertad y victoria. Cristo en nuestras vidas no es una batalla sino una victoria. Cristo dentro de nosotros no está peleando sino reinando. ¿Por qué ya somos más que vencedores? Hay cuatro razones:

a. Porque Romanos 8:2 dice que la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús nos ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

b. Porque Colosenses 2:14 dice que Cristo anuló en la cruz, el acta de los decretos pecaminosos, la quitó de en medio de nosotros y la clavó en la cruz

c. Porque Colosenses 2:15 dice que Cristo despojó a los principados, a las potestades, y los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz

d. Porque Hebreos 2:14 dice que Cristo por medio de su muerte destruyó al diablo que tenía el imperio de la muerte.

¡Todo esto es victoria!. La vida en Cristo no es un asunto de reprensiones y de batallas sino de victoria. Ya somos más que vencedores por medio de Cristo que nos amó. Ya no hay juicio de condenación que tengas que reprender, porque has sido librado de ese juicio de pecado. Ya no hay temor a la muerte eterna, porque has sido libre de ese miedo eterno. Ya no hay que hacerte ninguna liberación de ninguna maldición, porque has sido redimido de la maldición de la ley. Ya no hay potestades ni principados contra ti, porque Cristo los despojó, los exhibió y triunfó sobre ellos en la cruz. Ya no hay diablo que te persiga, porque Cristo con su muerte lo destruyó. ¿En qué gracia estás? Estas en la gracia de la victoria, de los victoriosos o vencedores. En este evangelio de la gracia no hay derrotas espirituales sino victorias. No hay una batalla activa sino una victoria establecida. En este nuevo pacto, ya no reina la muerte sino la vida, Pablo dice en Romanos 5:17 “…Reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia”.

En este evangelio de la gracia se reina en vida y no en muerte. La gracia reina. La reina de tu casa es la gracia. La reina de la iglesia es la gracia. Pablo dice que solamente pueden <reinar en vida> los que reciben la abundancia de la gracia. Entre más recibas este conocimiento de gracia, más poderoso se vuelve tu reinado en vida eterna. Ya somos más que vencedores. En el centro de tu ser hay victoria. Cristo nos da la victoria, porque El es nuestra victoria, 1 Corintios 15:57 dice : “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.” Observa que Pablo dice que <Cristo nos da la victoria>. La victoria es un don, porque Cristo la da. La victoria es un don de la gracia de Cristo. Tú ya tienes ese don dentro de ti. Tú eres más que vencedor porque Cristo te da la victoria.
¿Cómo Cristo nos da la victoria? 1 Juan 5:4 dice: “…Y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”. Cristo nos da la victoria por medio de la fe. La victoria no es un asunto de obras sino de fe. No experimentamos la victoria luchando sino creyendo que ya somos más que vencedores. ¿Sobre qué cosa Cristo nos da la victoria? Nos da la victoria sobre la carne. ¿Por qué muchos cristianos salen derrotados por la carne? Porque ce concentrando más en la carne que en Cristo. Pablo dijo en Romanos 8:5 “Que los que son de la carne piensan en las cosas de la carne…”. El problema del carnal es que se centra en la carne, porque piensa en las cosas de la carne.Tú victoria está en centrarte en el victorioso y no en las cosas de la carne. Centrarse en el victorioso es pensar en las cosas del Espíritu. ¿Cuáles son las cosas del Espíritu? Son amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza.

No te centres ni te concentres en las cosas de la carne, sino en Cristo que te da la victoria. Muchos se levantan cada día con miedo de caer en pecado y no se levantan con fe declarando la victoria que ya tienen en Cristo. El miedo a caer en pecado estimula tu conflicto interior. La carne no se puede cristianizar, lo que uno tiene que hacer con la carne es no satisfacerla. Pablo dijo en Gálatas 5:16 “…Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”. La victoria sobre la carne es una realidad cuando andas en el Espíritu. La victoria es real cuando andas en gozo, en paz y en templanza. Deja que el Espíritu de Cristo ande a través de tu vida. Deja andar al Espíritu para que aprendas a andar en el Espíritu.  ¿Por qué la carne no se puede cristianizar? Porque lo que es nacido de la carne, carne es. La carne es una esencia innata. La carne no ha mejorado ni se mejora. Tú carne no es mejor que la mía. Ambos tenemos una carne diabólica y perversa.

La carne no se mejora con guerra espiritual, ni con ayuno, oraciones y reprensiones. El único y bíblico remedio para la carne es no satisfacerla. Al no satisfacerla estás andando en el Espíritu y al andar en el Espíritu andas en victoria. Pablo dijo en 2 Corintios 2:14 que Dios nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús…”. ¿Cada cuánto nos lleva en triunfo? ¡Siempre!. Ya somos más que triunfadores. El que te lleva siempre en triunfo es Dios no tus ayunos, esfuerzos y penitencias. Si Dios es el que te lleva siempre en triunfo, entonces, el triunfo es por gracia y no por obras.
¿Cómo puedo mantenerme siempre en triunfo? Teniendo una actitud de dependencia en Cristo. Cuando tú te sales de la dependencia y entras en una actitud de independencia, es allí donde fracasas y caes. ¿Por qué cayó Adán y Eva en pecado? Porque se salieron de la dependencia de Dios y ejercieron su propia independencia. La dependencia se traduce como obediencia y la independencia como desobediencia. La caída del hombre es igual a la caída de un avión. ¿Por qué se cae un avión? Porque la ley de la aerodinámica es vencida por la ley de la gravedad debido a un error de tipo humano o técnico.
¿Por qué un avión puede volar y llegar de Cali a New York sin caerse? Porque no hubo error alguno. Ese avión no se cayó porque el efecto de la ley de la aerodinámica fue superior a la ley de la gravedad. La ley de la aerodinámica venció a la ley de la gravedad. De igual manera, un creyente no cae en pecado, cuando  el deseo del Espíritu es superior al deseo de la carne. Pablo dice en Gálatas 5:17 que el deseo del Espíritu se opone al deseo de la carne; para que la carne no haga lo que quisiere. La  ley del Espíritu de vida venció a la ley del pecado. ¿Por qué si puedes ir de triunfo  en triunfo sobre la carne? Porque la ley de la vida venció a la ley de la muerte.

El centro de tu vida es un reinado en vida eterna. Todos los días debes reinar en esa vida, porque Ya eres más que vencedor. , ¿Para qué te hicieron más que vencedor?  Para que disfrutes a Cristo. El que anda en Cristo no satisface a la carne. Ahí está la victoria de los victoriosos. La victoria es una actitud de triunfo. Victoria significa “descargar todo el peso de la derrota, liberar la carga del pesimismo, dejar de batallar”. Tú victoria es Cristo. Aquí ya no hay guerra sino victoria. No procures ganar la victoria, porque Cristo ya te hizo más que vencedor.

One thought on “Más que Vencedores Prt.1

  1. Es tremendo el impacto q la gracia d cristo causa en nosotros lograr entender situaciones d la vida atraves d ella te habilita a disfrutar lo mas grande de la obra redentora, q es disfrutar a cristo con cristo y a cristo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s