LAS REALIDADES REALES DE LA GRACIA REAL

Existe una clara diferencia entre lo que es una promesa y lo que es una realidad. Una promesa muestra lo que Dios va a hacer y una realidad muestra lo que Dios en Cristo ya hizo. La promesa es algo puesto en el futuro y para el futuro, pero la realidad es algo histórico, real y puesto en el pasado, debido a que ya tuvo su más claro cumplimiento. Hay ciertas promesas en la Biblia, que tienen ciertas condiciones: “Te prometo esto, si haces aquello”. En una promesa si cumplimos recibimos. En una realidad sólo se nos pide que la veamos por la palabra y en la palabra para que la creamos y la disfrutemos. Dios no sólo nos ha dado preciosas promesas que pronto se cumplirán, sino también realidades que ya se han cumplido. Una promesa de Dios es un acto de su beneplácito, pero una realidad de Dios es un acto de su gracia. Gracia es toda dádiva, don, bendición, acción y favor inmerecido de Dios. Somos lo que somos y tenemos todo lo que tenemos sólo por la gracia de Dios.

Ejemplos de promesas y realidades de gracia sobre el Espíritu Santo: En Lucas 24:49 Jesús prometió: “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto”. Esta es la promesa del advenimiento del Espíritu Santo que cubre de poder desde lo alto. Esta promesa le fue dada al profeta Joel en Joel 2:28,29 y tuvo la realidad de su cumplimiento en Hechos 1:4,5- 2:1-4,16,18. ¿En dónde está la realidad para nosotros hoy día? Romanos 5:5 “Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”. Realidad de gracia: el Espíritu Santo ya nos fue dado. No tenemos que viajar a Jerusalén a esperarlo, no tenemos que pasar al frente de un supuesto “altar” de alguna campaña o iglesia para recibirlo de manos de algún predicador especial. El Espíritu Santo ya nos fue dado por gracia. Esto quiere decir, que el Espíritu Santo no se recibe por hacer obras: ayunos, vigilias, esfuerzos, o méritos que convenzan a Dios que soy apto para recibirlo. Dios ya envió en el día de pentecostés su Santo Espíritu, todo aquel que crea la realidad de lo que sucedió en aquel día, recibe al Espíritu Santo de la promesa. Tenemos al Espíritu Santo de gracia. Dice 1 Corintios 2:12 “Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido”.

Realidad de gracia: hemos recibido el Espíritu que procede de Dios, Espíritu que nos enseña lo que Dios nos ha dado en Cristo Jesús. Encontramos en 1 Juan 2:20 “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”. Realidad de gracia: tenemos la unción del Santo Espíritu que nos ayuda a conocer que somos de Dios. Efesios 1:13,14 “En Cristo también vosotros habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en Cristo, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria”. Realidad de gracia: fuimos sellados con el Espíritu Santo de la promesa, hasta la glorificación de nuestros cuerpos que se dará en la resurrección postrera.

Ejemplos de promesas y realidades de gracia sobre la elección incondicional:
Juan 6:37,39 “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera. Y esta es la voluntad del Padre, el que me envío: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero”. Promesa: Todo lo que el Padre me diere, vendrá a mí para resucitarlo en el día postrero. Realidad de gracia: todos los verdaderos cristianos- el Padre los ha puesto en las manos de Cristo. Sólo aquellos elegidos por el Padre antes de la fundación del mundo, pueden venir a Cristo en el transcurso de su existencia en la tierra, en el tiempo de Dios. La salvación de éstos elegidos está asegurada en las manos del Padre. El es quien se los da al Hijo para que los llame y los salve. Una vez salvos por la gracia de Cristo, entran en las manos del Señor, y éste se preocupara o encargará de que ninguno de los bendecidos se pierda. Romanos 8:1 afirma  “Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”. En Juan 15:16 dice: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidieres al Padre en mi nombre, él os lo dé”.

Realidad de gracia: Aquí vemos la elección incondicional. No hubo condición de antemano para que tú fueras elegido, fue Dios quien te escogió de entre un sinnúmero de personas. No es el hombre el que escoge a Cristo. El Señor es muy enfático: “Yo os elegí a vosotros”. Jeremías 20:7 afirma “Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte que yo, y me venciste…”. no es uno el que elige, seduce o se convierte a Cristo, es el Señor la causa y la iniciativa de nuestra elección para salvación.2 Tesalonicenses 2:13 “Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad”. Realidad de gracia: Los tesalonicenses cristianos fueron amados por el Señor, este fue un amor selectivo, porque no todos los que vivieron en Tesalónica se salvaron. Pastor…¿No dice acaso Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su unigénito Hijo”? Claro que sí, Dios amó a todo el mundo, pero debemos continuar leyendo el texto: “Para que todo aquel que en Cristo crea, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Entienda bien la expresión “para que todo aquel en Cristo crea”, ¿Creyeron todos los judíos en la época de Cristo? No. ¿Creyeron todos los Tesalonicenses en la época de Pablo? No. ¿Creen en Cristo todos en esta época de la gracia salvadora? Tampoco. Entienden el amor selectivo de Dios, solamente aquellos que en Cristo ha creído. Pablo dice que “Dios los escogió desde el principio, Efesios 1:4 declara que fue “antes de la fundación del mundo”. Cuando Dios elige a alguien para salvación, inmediatamente comienza a proveerle los medios para que llegue a esa salvación, la entienda, y la tenga en Cristo Jesús. El principal medio es la fe, Efesios 2:8 dice “Porque por gracias sois salvos por medio de la fe, y esto es don de Dios…”. la fe es el medio de la salvación, y esa fe es un don de Dios para que el elegido lo tenga para poder ser salvo.  Hechos 13:48 “…y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna”. (Otras referencias – Efesios 1:4-5 ;Romanos 8:29,30.)

One thought on “LAS REALIDADES REALES DE LA GRACIA REAL

  1. esto se resume en el proposito de Dios, el amor de Dios no hay q esperarlo a q nos lo de sino ya lo tenemos gracias por la palabra bendecido

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s