Posición Correcta.

El apóstol Juan declara que ahora somos Hijos de Dios pero que aún no se ha manifestado lo que hemos de ser.

Las preguntas que deberíamos formularnos son: ¿Si somos y nos consideramos hijos, que es lo siguiente que hemos de exteriorizar? ¿Habrá algo más que esperar? ¿Solo queda tiempo y espacio para ser llamados hijos?

No hay cosa más terrible que estar conduciendo un auto y el mismo esté desalineado. Su tren delantero comienza a vibrar. Se dificulta el avance. Las llantas delanteras sufren, se desgastan, la estabilidad del auto en la carretera no es precisa, haciendo que constantemente el auto tienda a desviarse.

Para evitar eso algunas personas reducen la velocidad, por la fuerza tratan de mantener el auto derecho en la vía que corresponde. Pero todo es frustración, inmediatamente se descuida, y el vehículo termina a un costado de la carretera.

Todo parece ser un infortunio. ¿Has estado en esta situación? El mismo problema puede suceder en la vida de algunos que tendrán que reducir la velocidad porque si tratan de avanzar sin estar debidamente alineados comenzarán a ser sacudidos. Vivirán en el esfuerzo y la lucha todos los días para que su vida no se desvíe.

Cuando hablamos de alineamiento no solo nos referimos a traer orden sino a tener una correcta posición, la cual, hará que todo esté alineado y todo coopere a favor de tu vida. De lo contrario al no estar en la posición adecuada las circunstancias operarán en tu contra.

Aún para dar a luz, la mujer requiere estar en una posición correcta. Podrá parecer o ser incomoda, tampoco esperará estar todo el día así, pero el resistir y mantener esa postura la llevará a gozar de una Gloria que ella misma sabe llenará de gozo sus días.

Nuestra posición es de Hijos. Dios ha hablado una palabra sobre tu vida y lo expresado por Dios sobre de ti, está depositado, te alcanzará, llenará tu mente y tus día. Caminas por un diseño y una declaración que Dios puso y confió en ti. Como resultado de esa acción de Dios sobre todos nosotros, ya hay una verdadera “obra” diseñada de antemano para que caminemos en ella cada día.

Parte del libro: “Llego el Día”. Por Julio Sotero

Puede Adquirir el Libro a través de nuestra pagina Web.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s