Corriendo la Carrera

Cuando conoces el fin y la razón por la cual estás corriendo, los obstáculos interiores y debilidades pueden parecerse a verdaderas fortalezas, pero el entrenamiento que has tenido hará que salgas victorioso de cada una de las pruebas que se presenten.

Recuerdas el film de los años 80: “El Niño Karateca” (The Karate Kid). Aquella historia hablaba de un niño que quiso entrenarse para no ser atropellado por aquellos que habían notado una debilidad en él. Al comienzo de su entrenamiento el muchacho pensó que era fácil. De hecho, el quería comenzar su entrenamiento ya, subir al ring ya, pero esa actitud agresiva jamás iba a impresionar a su maestro.

Así somos a veces; pensamos que vamos a impresionar a Dios con lo que sabemos o lo que hemos aprendido.

Permíteme decirte esto: no es por lo que sepamos sino lo que entendamos lo que nos va a garantizar confianza en medio del proceso.

Aquel joven karateca buscaba lo sensacional del entrenamiento; su maestro en cambio buscaba desarrollar su corazón. Recuerdo que parte de su entrenamiento comenzó con cosas naturales, tales como pintar y lavar autos, aun recoger la casa, tratar de atrapar una gallina pero, al final vimos el producto terminado.

Aquel joven no fue entrenado solo para defenderse sino para mostrar disciplina y entendimiento de cosas prácticas de la vida. Entendió que su entrenamiento en cosas simples lo llevó a completar un proceso, su propia carrera.

De la misma manera cuando nos damos cuenta que las pequeñas cosas que nos ocurren son parte continua de un proceso. Que la pasión no tardará en levantarnos cuando tropecemos y que la persistencia florecerá porque hemos decidido abrazamos al trato y la disciplina que estamos recibiendo.

Principalmente es allí cuando reconocemos que lo que ocurre en nuestras vidas no es el fin sino la antesala a la bendición determinada por nuestra obediencia.

“ Y a aquel que es poderoso para guardarnos sin caída, y presentarnos sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, Nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amen.” Judas 24-25

Parte del libro: “Llego el Día”. Por Julio Sotero

Puede Adquirir el Libro a través de nuestra pagina Web.

One thought on “Corriendo la Carrera

  1. BENDECIDO PASTOR, GRACIAS POR TAN PODEROSAS PALABRAS PQ SON DE GRAN ENSEÑANZAS Y PQ TAMBIEN HAN SIDO DE BENDICION A MI VIDA. DIOS NOS PONE PERSONAS EN EL CAMINO PARA Q LAS AMEMOS Y NOS ALEGRAMOS Y PARA Q APRENDAMOS. PQ SON UNA GRAN BENDICION DE DIOS. COMPRARE EL LIBRO EL TEMA ESTA MEGA SUPER INTERESANTE ME QUEDE CON GANAS DE LEER MAS. ME GUSTA PRACTICAR LAS ENSEÑANZAS.
    BENDICIONES DE LO ALTO PARA TI Y SU FAMILIAƸ̵̡Ӝ̵̨̄ Ʒ
    •╔════◄░❀░►════╗•
    ❉░ T-H-A-N-K♥-Y-O-U ░❉
    •╚════◄░❀░►════╝•

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s