Tu Boca Te Delata

La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos.”

Proverbios 18:21

Un resultado es la manifestación visible de una causa que lo produce o lo provoca. Muchos de los éxitos y fracasos en nuestra vida son producidos por nuestra lengua o boca. La muerte es una naturaleza de ruina, de caos, y de fracasos, pero la vida es la naturaleza de la paz, del gozo, del éxito y de la prosperidad. ¿Quieres vida? Está en el poder de tu boca.  ¿Quieres muerte? Está en el poder de tu lengua, porque ahí puso Dios la muerte o la vida. Hay un resultado en tu boca, por eso, la palabra tuya tiene que llenarse de vida. Jesús le dijo a sus discípulos en Juan 6:63: “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Observa que la <palabra es espíritu y el espíritu es el que da vida>. Tus palabras son espíritu y son vida, pero la carne de tus palabras para nada aprovecha.

Pablo dijo en Efesios 4:25: “desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo:, ¿Qué es espíritu y vida aquí? Es la verdad, y ¿Cuál es la carne que para nada aprovecha? Es la mentira. En el V:30 dice Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Tus palabras corrompidas son muerte, porque la muerte está en el poder de la lengua. En el V:31 hay 6 palabras corrompidas de tu boca: amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y malicia. Toda esa carne para nada aprovecha. Pero en el V:32 hay 3 palabras de vida: bondad, misericordia y perdón. Estos son los resultados de la palabra. La palabra del perdón hace milagros, porque da gracia a los oyentes. El rey David dijo en el Salmo 19:14: “que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón sea gratos delante de ti, oh Señor”. Los resultados de tu vida están en los dichos de tu boca y en tus meditaciones o pensamientos.

Si tu meditas bien, hablas bien, y tu boca produce éxitos en tu propia vida. En Marcos 11:20-24  hubo un resultado visible por lo que dijo Jesús. El texto dice: “Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces. Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado. Respondiendo Jesús les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: quítate y échate en el mar, y no dudaré en su corazón, sino que creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá”.  Observa el ¿Por qué la higuera que maldijo Jesús se secó? Porque Jesús creyó en su corazón o mente lo que dijo con su boca. La muerte está en el poder de la lengua. La boca de Jesús le produjo la muerte a aquella higuera sin fruto. El creer debe estar en tu boca, porque se originó en tu corazón o mente. ¿Quién es el que produce resultados? Es aquel que cree que será hecho lo que dice o confiesa. Jesús dijo: creed que lo recibiréis, y os vendrá”. La fe es creer que recibo, es creer que vendrá, es creer para ver resultados.

Si no cambiamos nuestra manera de hablar, nuestras circunstancias jamás cambiarán a nuestro favor. Si tú crees que será hecho lo que dices, vendrá un resultado. ¿Cuándo se secó la higuera para Jesús? Para los discípulos se secó cuando pasaron por la mañana, porque vieron que la higuera se había secado desde sus raíces, pero para Jesús la higuera se secó cuando él habló. Jesús no necesitó pasar a la mañana siguiente, porque lo que El dijo fue hecho. Su resultado fue inmediato. Los resultados se creen y se hablan antes de verlos. Consigue tu resultado, creyendo que será hecho lo que dices. Tú siempre vas a hablar lo que tienes en tu mente o corazón, porque de la abundancia del corazón, habla la boca. Pablo dice en Hebreos 8:13 “Al decir: Nuevo pacto ha dado por viejo al primero”. El nuevo pacto hay que hablarlo. Si tú no dices: Nuevo pacto, jamás vas a salir del viejo. Tú boca es la que te saca del viejo pacto de la ley, porque si crees lo dices, lo que digas te será hecho.

Dice Lucas 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. ¿Cómo sacas lo bueno y lo malo de tu corazón? Lo sacas por medio de tu boca. Tú boca dice lo que tiene tu corazón. Tú corazón es el almacén. Lo que tú tengas almacenado allí, tarde o temprano saldrá por tu boca y producirá resultados negativos o positivos. Pablo dice en Romanos 10:8 : “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” Hay una palabra que es de fe, pero esa palabra debe salir por tu boca, porque con la boca se confiesa para salvación, para sanidad, para milagros, y triunfos.

No es meditando sino hablando que se consiguen resultados positivos. Pablo dice: “cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón”. La palabra debe estar en ambos órganos. Si no hay palabra en tu boca y en tu corazón, no hay resultados. Las palabras fomentan acciones y hechos. Una expresión negativa te va a colocar por debajo de esa confesión. Vas a vivir siempre bajo el dominio de esa confesión. Es lo que confieso con mis labios lo que me controla. Tú confesión te aprisiona si es negativa y te pone en libertad si es positiva. Lo que dices es lo que recibes cada día en tu vida. Dice Proverbios 6:2 : “Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios.” Enlaza tu boca en las palabras de fe, de posición y posesión en Cristo. Metete preso en los dichos de la palabra de Dios. David dijo en el Salmo 119:116 “Susténtame conforme a tu palabra, y viviré…Sostenme y seré salvo”. Que los resultados de tu boca sean conforme a la palabra de Dios.

Proximo Blog: 8/1/2011

 

Advertisements

Modela La Vida

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.” 1 Timoteo 4:12

La palabra “ejemplo” es del griego tupos y significa “modelo, la estampa hecha por un molde, una figura o una forma de conformación”. En el arte de la moda las figuras de ella son los modelos que exhiben las prendas de la moda. Un modelo es el exhibidor de un producto.Nosotros somos los modelos del nuevo pacto de la gracia, pero, ¿Qué debemos exhibir o modelar? No estamos para exhibir un producto sino a una persona y esa persona es el Cristo resucitado, Pablo dijo en Efesios 3:17 “…para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones…”.

Cristo ya está dentro de ti y tú como modelo de la gracia debes exhibir, representar y modelar Cristo sólo Cristo. En gracia, no estamos para exhibir una religión, sino una relación con Cristo. No estamos para “hacer” Cristo sino para “ser” Cristo.Pero, ¿Cómo modelar Cristo? Lo podemos modelar en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Esto fue lo que le dijo Pablo a Timoteo “Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. En otras palabras, Pablo le dijo: Timoteo, sé modelo de los creyentes.

Cómo modelo de la gracia, debes ser ejemplo en palabra, Efesios 4:29 dice que “ninguna palabra corrompida debe salir de nuestra boca.” Tú tienes que ser ejemplo en palabra y una palabra es un dicho y el salmista dijo “Que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón sean gratos delante de ti, oh Señor, roca mía”.Un chisme es una palabra corrompida. Un dicho despectivo, un comentario contra algo o alguien es una palabra corrompida de tú boca. Si tú estás en esto, entonces, no estás siendo modelo de los creyentes, no eres un modelo de gracia sino de desgracia.

Pablo dice que “de tú boca debe salir la palabra que sea buena para la edificación, a fin de gracia a los oyentes.” Observa que la gracia se relaciona con la palabra, ¿Qué palabra es la que edifica a los oyentes? Hechos 20:32 dice Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados. La palabra buena, la que edifica a los creyentes oyentes es la palabra de Su gracia. Esa palabra por tú boca tiene poder para sobreedificar a los santificados. Modela esta palabra de gracia.

La palabra de Su gracia la modelamos no sólo en palabra sino también en conducta. Tito 2:10 dice “No defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.” La palabra “adornar” es del griego kósmeo  y significa “Ataviar, ornamentar o amueblar un espacio o un producto”.

Cuando no se toma la gracia como se debe se puede caer en el error de pensar: “ya estoy en gracia y la salvación no se pierde, entonces, hagamos fiesta con la carne toda la que se quiera ¡Eso es un disparate! ¿Por qué? Porque Pablo dice que tú debes “adornar” la sana doctrina de la gracia con ejemplo en palabra y en conducta.Cuando no se es modelo de gracia se es modelos de la desgracia. Es alli cuando no están creciendo en gracia sino creciendo en carne, en mal testimonio, en desgracia. La palabra de gracia que no prescribe deberes y que no obliga a nada, es una desgracia.

Si tú eres modelo de Su gracia, debes exhibir en tus presentaciones dos tipos de atavíos. 2 Pedro 3:3,4 dice “Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” Observa que hay dos tipos de atavíos:
Un externo y otro interno. El externo tiene que ver con tu cuerpo-vaso de barro- y el interno tiene que ver con tú corazón. En conclusión: que todos seamos modelos en palabra y en conducta.

Tú eres modelo en palabra, en conducta, en amor, pero también en espíritu y fe. 2 Corintios 4:13 dice “Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos.” Observa que el “espíritu de fe” trabaja con lo que está escrito. El espíritu de fe no inventa doctrinas ni programas religiosos. Ese espíritu de fe cree en lo que está escrito y enseguida lo habla: Creí, por lo cual hablé. Tú debes ser modelo en espíritu de fe. Cuando me hablas fuera de lo escrito, no me estás hablando espíritu de fe. Sé ejemplo en espíritu de fe.

Los modelos del nuevo pacto, debemos ser ejemplo en pureza. La palabra “pureza” es del griego jagnéia y significa “una castidad que excluye toda impureza de espíritu o de estilo o de actuación. 1 Corintios 6:20 dice “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” Sé un modelo de GRACIA a los creyentes. Camina en Nuevo Pacto y vive la Gracia.

Proximo Blog: 7/28/11

Que Idioma has Aprendido?

“Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.“

                                                                Apocalipsis 1:6

Todo lo que Dios hizo por nosotros y para nosotros se llama gracia.

  1. Observa que Dios ya nos hizo reyes por su gracia, no dice que nos va a convertir en reyes, ya somos reyes, pero ¿Cuál es el idioma de los reyes? Es el poder de la palabra. El mensaje interno de la Biblia está formado de palabras, por eso le llamamos la palabra de Dios. De igual modo, el mensaje interno de un rey de Dios es la palabra en su boca. La boca de uno es como una puerta ; la llave de adentro la cual llamamos la palabra. Todo lo que tus ojos ven fue sacado del ámbito de lo invisible por la palabra de Dios.

Génesis 1:3 Dios dijo: Que exista la luz y la luz existió. El verso 5 dice que a la         luz llamó día. V:22 dice y los bendijo Dios con estas palabras. V:31 dice y vio Dios que todo lo que había hecho era bueno en gran manera, Hebreos 1:2,3 dice que Dios constituyó al Hijo heredero del universo, quien sustenta todas las cosas con la palabra de Su poder.Todo lo creado fue sacado de lo invisible a lo visible por órdenes orales mediante confesiones salidas de la misma boca de Dios.

Por ejemplo en Génesis 1:26 Dios dijo: Hagamos al hombre, ¿Por qué tu eres hombre? Porque la palabra produjo esta maravillosa creación. En Génesis 2:19 todo lo que Adán llamó, ese fue su nombre, aquí vemos que Dios entregó al hombre el poder de la palabra. Por consiguente El hombre recibió de Dios la llave de la palabra; El hombre resume en palabras lo que piensa y El hombre es lo que dice y logra lo que dice, porque hay poder en la palabra.Todo lo que el hombre ha hablado es lo que ha obrado y ha logrado.        Entonces, si Dios nos hizoreyes, es porque la función de un rey es gobernar, dominar su propio imperio,es sustentar su reino de vida.

Dios nos ha entregado el poder de la palabra, nos ha hecho reyes, pero tú rey de Dios        ¿Cómo estás utilizando el poder de la palabra? ¿Eres tú un rey pasivo o un rey activo? Dices que estás reinando en vida y libertad, ¿Cómo estás reinando? La única forma es por medio del poder de la palabra.

Todo lo que el hombre dice, lo bendice o lo maldice; lo beneficia o lo debilita; lo levanta o lo derriba; lo coloca por cabeza o por cola, y esas posiciones dependen de tus propias confesiones. La lingüística es un instrumento de poder. En Deuteronomio 11:18 Dios le dijo al pueblo de Israel, que pusieran sus palabras en sus corazones, que las ataran como señal en sus manos, y que fueran por frontales en sus ojos.

¿Qué pretendía Dios con Israel? Que fuera un pueblo de la palabra, que ejercitaran el poder de la palabra. El verso 26 les dice: He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyeren, y la maldición, si no oyeren. Bendecir es decir bien y maldecir es decir mal. Entonces, si la palabra en tu boca es una llave, ¿Hacia que lado quieres abrir la puerta? Hay un resultado en tu boca de bendición o de maldición.

En Lucas 6:45 el escritor registra: “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca”. Observa que tu corazón es la fuente de dos tipos de lenguaje. Tu corazón tiene buen tesoro y mal tesoro. Tiene bendición o maldición. Tiene decir bien o decir mal y ¿Quién es el que saca el bien o el mal de allá adentro? Es tu confesión, es tu boca, es tu palabra, por eso, aquí dice que de la abundancia del corazón habla la boca.

Tú boca dice lo que tiene tu corazón. Tú corazón es el almacén. Lo que tú tengas almacenado allí, tarde o temprano saldrá por tu boca y producirá resultados negativos o positivos. El destino de tu diario vivir nadie lo traza, sino tú mismo. Tú eres el que determina que clase de día vas a vivir. Entonces, ¿Hacia qué lado quieres abrir la puerta de tu corazón? ¿Hacia la luz o hacia las tinieblas? ¿Hacia la bendición o hacia la maldición? No hay más alternativas, porque siempre habrá un resultado en tu boca.

Proximo Blog: 7/25/11

Dios, Librame de la Prueba!!!

Todos en un momento determinado de la vida tuvimos que pasar una prueba.

Una dificultad en el trabajo, un examen en la escuela, aún en las relaciones que hemos desarrollado a lo largo de nuestra existencia como individuos que viven en permanente relación con el entorno que nos rodea. Permíteme recordarte que si quieres avanzar de una instancia académica a otra, debes ser evaluado, debes pasar la prueba, de lo contrario habrá un reprobado, serás retenido, no puedes continuar o si lo haces siempre estarás debiendo aquello en lo cual no saliste vencedor.

Cuando el hombre por sus propios medios intenta ser elevado más allá de su potencial, el fracaso es inevitable. Recuerda que promoción personal nunca puede reemplazar la promoción divina. Cuando la Biblia habla que Abraham fue probado por Dios, en realidad lo que estaba en disputa era el pacto y la descendencia.

Porque cuando se habla de pacto es medular que cada parte involucrada en dicho acto haga su parte, si así no sucediera, el mismo pacto carece de sentido, valor y vigencia. En el caso de Abraham, él creyó esperanza sobre esperanza.

Aunque viejo y lleno de canas, el patriarca entendió que Isaac era el hijo de la promesa y que de su vástago vendría una generación que serviría y caminaría en los propósitos eternos de Dios. Dios nos ha involucrado, por lo tanto no podemos creer que existiendo un pacto sobre nosotros todo queda como si nada sucediese. Para bien o para mal nos afecta, y quedar mirando como se desarrolla la acción no solo es tener en poco lo que Dios nos ha concedido sino es dar la espalda para trasformamos en cómodos espectadores sentados en la mullida butaca de la vida.

¿Dios dudaba de Abraham?

La declaración: “No extiendas la mano sobre el muchacho, ni le hagas nada.” (Génesis 22: 12) ahora traía definición a la vida del patriarca. La experiencia del monte Moriah no era para que Dios conociera hasta donde llegaría la obediencia de Abraham, sino que era para que el mismo Abraham entendiera lo que Dios demanda cuando nosotros mismos le peticionamos delante de su sublime Trono. Moriah fue la prueba para Abraham, y siempre será una enseñanza para nosotros, porque es en esas situaciones límites donde se dejará ver la plena manifestación del principio de lo que Dios quiere hacer con sus hijos, pero ten presente que siempre se manifestará la relación con Dios cuando en medio de la prueba tú te mantengas firme dentro del pacto.

¿Te siente en prueba? ¿Vives como si cada vez mas se complicara tu vida? Depúes de leer esto y revisar algunas cosas en tu interior puedes llegar a la conclusión que estas siendo formado para cosas mayores que Tu y que Dios no se ha olvidado de su pacto para contigo. Recuerda que no moriras en medio de tu fuego, solo que saldras diferente del mismo.

Proximo Blog: 7/21/11

Corre sin Peso!!!!

                                                                                 …despojémonos de todo peso

y del pecado que nos asedia,

y corramos con paciencia

la carrera que tenemos por delante.

El autor del libro de Hebreos es claro cuando escribio que nos debemos de despojar de todo peso. (Hebreos 12:1 ) Su mensaje era claro. El mismo autor usa la palabra despojarnos para expresar el proceso de llevar cargas innecesarias. Dice que hay cosas que nos “asedian”. En otras traducciones bíblicas es sustituida por envolver o enredar. (NVI: …despojémonos del lastre que nos estorba)

El significado tiene la connotación de ser entretenido o aturdido con el fin de que no se cumpla el objetivo. Por eso el consejo de la carta: “No tan solo te despojas para la carrera sino que en la carrera te cuidas de no ser entretenido, aturdido o cargas pesos innecesarios.

Permíteme hacerte esta observación: cuando observas y sufres al darte cuenta que la crisis ha llegado a tu vida ¿Qué es lo primero que viene a tu mente?

“Estoy perdido”….. “Creo que es el fin…” “Yo sabía que lo bueno no dura…, o dura lo que un suspiro.

O miras la crisis como una oportunidad de ver algo más, de crecer, de ampliar lo que hasta ahora habías experimentado, de ver que hay mas delante de ti y tu estado presente no es el fin de tu vida, sino el principio de grandes logros que Dios te ha reservad. Muchas personas han fijado los límites en buscar una vida con ausencia de problemas, se pasan toda la vida edificando muros, crean “ghetos” para refugiarse, buscando sus propios condominios privados para aislarse, construyen sus propios búnker creyendo que las complicaciones no llegarán y por fin tengan la paz que ellos buscan.

Permítame decirle algo: Paz no es la ausencia de problemas sino que la paz es producto de que en tu vida hay presencia de destino, de metas y propósitos divinos. ¿De que te vale saber donde estás sino sabes hacia donde te diriges? Esta pregunta que puede parecer sencilla es la imperceptible lucha que se desata en nuestro interior, tornándose en la mayor amenaza para socavar nuestros principios en lo que se refiere a las metas a alcanzar.

Lamentable y paulatinamente en muchas de nuestras acciones y actitudes nos hemos convertido en nuestros mayores enemigos. Entonces los pensamientos, viejos hábitos que se acumulan, aún costumbres culturales enraizadas en nuestras naciones desvían la ejecución de los planes que Dios tiene para contigo.

Comienza a despojarte de todo peso que no te permite comenzar y que te ha detenido en medio de esta carrera. Identifica ese lastre que causa molestia y que necesitas soltar para que –como si fueras un reluciente aeroplano- puedas despegar de la tierra.

Parte del libro: “Llego el Día”. Por Julio Sotero

Puede Adquirir el Libro a través de nuestra pagina Web.

Proximo Blog: 7/18/11

No Sabes que tienes un Padre?

Tener claro el asunto del Padre es de suma importancia.

Dios a través de la Biblia habla en términos paternos y aún habla de casas paternas. El hecho es que el pueblo de Israel tenían claro el concepto de padres porque entendieron que el padre es el que pone nombre, es él que da herencia, en definitiva su figura es la que nos da o nos dará posición y sentido de pertenencia. Al desconocer o menospreciar esta verdad muchos caminan hoy –como lo hice yo- en la ausencia de relación, claro que todavía es más trágico no darnos cuenta de la relación con que Papa Dios nos quiere brindar. Teniendo por cierto que como afecta en lo natural la ausencia de padre en lo espiritual es lo mismo, esto hizo que yo no conociera mi nombre ni mi herencia espiritual y menospreciara mi posición.

Cuantos hoy desconocen su nombre y mucho menos su herencia por causa de no tener una relación correcta con el Padre de la luces.

Aun el término cristiano lo mal utiliza mucha gente ya que solo con decir: Soy cristiano no alcanza para tener la garantía de herencia.

El profeta declara: “A Jacob lo creé pero a Israel lo formé”. Todos comenzamos caminando como Jacob pero si nos determinamos, creemos y dejamos a Dios operar en nosotros terminamos siendo Israel; un linaje que levanta descendencia para Dios, este es el verdadero carácter que nuestro Padre está buscando formar en sus Hijos.

Sin esa formación terminaremos viviendo y expresando el “Saúl” que hay en nosotros. Saúl llegó al momento que no honró a Dios como Dios se merecía. ¿Por que? Porque miraba a Dios como una fuerza para ganar batallas, para derrotar y humillar enemigos pero esto solo servía para exaltar su propia soberbia. Saúl nunca vio a Dios como aquel que es poderoso para guardarlo sin caída, que se aproxima a cada hombre y mujer como un verdadero Padre. Sin embargo vemos a David que aunque tenía su pecado delante de el, le podía decir arrepentido a Dios contra ti he pecado; cosa que Saúl nunca hizo. En consecuencia David fue formado aún con sus debilidades pero Saúl jamás permitió que Dios lo formara.

Cuando David fue hallado por Dios estaba sirviendo a las ovejas de su Padre,

en contraste cuando Saúl fue alcanzado por Dios estaba detrás de unos asnos que eran propiedad de su padre. En la Biblia los asnos son prototipo de lo impuro y Saúl iba detrás de ellos, pero David junto a las ovejas tipo del Cordero. Usted se preguntara ¿encontrado por Dios?

La Biblia declara: Hallé a mi siervo David y lo ungí con mi santa unción.”( Salmo 89:20) En esta poderosa declaración valoramos en toda su dimensión los beneficios de haber sido encontrados. Sí, hemos sido ENCONTRADOS por el Padre Amante. El fue el que salio al encuentro de nosotros. Esta verdad es maravillosa y digna de caminar en ella.

Como resultado de haber sido encontrados vemos en primer lugar que la mano del Señor estará con nosotros.(vs.21) Además seremos preservados de caer en el engaño del enemigo.(vs22-23) Observa cuanto nos ministra el verso 26: “El clamará a mi: Mi Padre eres tu…” Cuan poderoso es ese concepto de Padre. Es alli que podemos declarar: “Gracias Señor que en Ti poseo un PADRE”.

Parte del libro: “Del Aceite al Oro”

Por Julio Sotero

Puede Adquirir el Libro a través de nuestra pagina Web.

Proximo Blog: 7/14/11

Llego Tu Dia!!!!!

Para muchos… días buenos, para otros…días menos buenos; tan diferente como la vieja frase: “ver el vaso medio vacío o verlo medio lleno”.

A todos nos llega el día donde pensamos que será uno lleno de esperanza, o de expectativas. Tendremos la capacidad y la posibilidad de probar lo que hemos venido aprendiendo, y como niños de escuela elemental -que una vez aprendieron algo- quieren ponerlo en práctica para así dar a conocer lo nuevo que han aprendido.

Esta actitud puede ponernos en una posición extremadamente delicada, porque -como en aquellas primeras enseñanzas- se nos puede calificar como el que más sabe, el que busca solo aprobación para poder ganar favores o reconocimientos delante de los demás.

Pensamos que porque tenemos o hemos conocido algo nuevo, ese algo es para todo el mundo.

Así cuando nos encontramos en medio de un grupo de personas no resistimos la terapéutica tentación de hablar, de comunicar, de expresarnos porque somos lleva- dos a creer o a pensar que si no participamos estamos dando un mensaje -a la gente que nos rodea- que no sabemos nada o al menos de que nuestra ignorancia es bien notoria.

Dejamos de valorar la importancia del silencio.

Hablando, creemos demostrar que estamos en la onda de la conversación; que no hemos quedado atrás ni en la retaguardia de lo que están diciendo a nuestro alrededor.

Pero aunque permanezcamos con nuestra boca cerrada verdaderamente a todos nos LLEGA el DIA.

Días en los cuales Dios nos da la capacidad de probarnos a nosotros mismos y apreciar que Él ha confiado talentos muy preciosos en estos vasos de barro que decimos ser.

Claro que en ocasiones derramamos a tierra lo que con gran sacrificio nos han entregado y confiado.

Creo que el problema no es con el tesoro que Dios ha depositado en nosotros, sino que no administramos ni guardamos el “barro” con el cual fuimos constituidos.

¡Llegó el Día!.., exclaman las parejas que se esforzaron durante meses para preparar su boda, su fiesta, los brindis, la celebración…pero, tristemente en ocasio- nes y al cabo de un tiempo se olvidaron de los decorados, la lista de invitados, los pasteles, los arreglos, el vestido, la ceremonia, los votos y las promesas, … llega la separación.

¿Por qué?

Porque solo se prepararon para un día de fiesta, pero no para toda la vida.

Esta es la gran diferencia que a su vez puede ser la causa de las tragedias en las cuales nos vemos sumer- gidos en más oportunidades de las que imaginamos.

Caben otras preguntas: ¿Te estás preparando para un día? ¿Para una celebración? o ¿Para toda la vida?

Determinar correctamente nuestras actitudes establecerá sin lugar a dudas el resto de los días. Aquellos donde los invitados se retiran, la luna de miel pasa, y el retrato que refleja el amoroso abrazo se lo intenta esconder en algún olvidado cajón o por el contrario: a medida que pasen los días y los años otros retratos comienzan a verse en los distintos lugares de la casa, confirmando que lo que un día se prometió sigue vigente, es real y valorado cada día.

Recuerda: vida eternal no tiene que ver con cantidad sino con calidad. Claro que hablar de eternidad es hablar de totalidad, pero es fundamental de cómo te prepares para ese futuro, porque será un reflejo de cómo

vas a vivir la vida mientras estés caminando en la tierra antes de emprender el viaje hacia el cielo.

Los hijos de Israel se prepararon para salir de Egipto.

Estuvieron 430 años siendo parte de un sistema que los oprimía, los esclavizaba y los frustraba.

Dios envió a Moisés y lo usó como instrumento de salida y preparación, de abandonar lo viejo para alcanzar lo nuevo… ¡Llegó el Día! …para ellos.

Cuando llega el día todo es fiesta, regocijo; pero luego de eso el pueblo entra al desierto, atrás quedan las ollas llenas de carne, los ajos y las cebollas… el pueblo camina, da los primeros pasos, se enfrenta al proceso, va hacia el lugar soñado, hacia la tierra prometida.

Pero evidentemente ese mismo pueblo estaba más pendiente de su liberación que de su formación.

Formación es el producto final de aquello que comenzo solo con prepararte, disciplinarte y desarrollar habitos que te fueron llevando a realizar aquello para lo cual fuiste creado. ¡Llegó el Día!..Cuando se exponen tus verdaderas motivaciones para poseer lo que Dios ha determinado para ti. Es a través de este proceso que comienzas a experimentar el valor que el Padre Celestial a impartido sobre ti como hijo de la casa. Esto se llama tener :IDENTIDAD. Es de este valor que te da el Padre, no importando tu condición lo que eres y fundamentalmente lo que llegarás a ser para asi representar correctamente al Padre y Su Reino.

Llegará día y será para ti el día más esperado de toda tu vida. Pero debes considerar que también es el día que espera el Señor.

Día que -después de los procesos y transiciones-puedas glorificar a Dios a través de lo que haces; sobrepasar obstáculos, recoger cosecha,vivir el Reino de Dios y hacer Su Voluntad sobre la tierra y sobre tu propia vida

Llegó el Día de enfrentar tus propias limitaciones y poder ir sobre ellas para así alcanzar todo lo que Dios ha declarado sobre tu vida. Como expreso el entrenador deportivo Vince Lombardi: “Si aceptas perder nunca verás la Victoria.” ¡LLEGÓ tu DÍA!

Proximo Blog: 7/11/11

EL ALMA GENEROSA

“Hay quienes reparten, y les es añadido más; Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado.”

Proverbios 11:24,25

 

Un día a la entrada de una Iglesia cristiana, apareció un aviso que decía: “Con profundo dolor comunicamos la muerte de la Iglesia. El funeral será el próximo domingo a las 10 AM”. El domingo la Iglesia estaba llena. Nunca se había visto tan llenísima. El Pastor colocó el féretro en la plataforma junto al atril, sobre una base de bronce rodeada de muchas flores. Al final de la predicación, en tono melancólico el Pastor, dijo: “Amados hermanos, nuestra Iglesia ya no puede resucitar, No soy Dios ni tengo poderes sobrenaturales, pero voy a hacer el último esfuerzo por esta Iglesia. Mientras oro con la mayor fe posible, quiero en fila de uno en uno, que vayan pasando para ver el cadáver. El Pastor abrió el ataúd. Todos con mucha lentitud, curiosidad y expectativa hicieron el desfile y al pasar ¡Que sorpresa! En el fondo del ataúd había un espejo largo que proyectaba el rostro de cada uno.

Las puertas del Hades nunca prevalecerán contra la Iglesia espiritual, pero las manos que retienen su apoyo a la Iglesia local le pueden hacer el funeral. Te pregunto: ¿Qué rostro proyectaría el espejo del ataúd respecto a tus ofrendas? En 2 Corintios 9:7 Pablo nos habla de dos rostros, dice: “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.”

Imagínate que el espejo del ataúd fuera Dios, que al ver tu mirada, el Señor dijera: “Que tristeza” – siguiente- “Que alegría”. ¿A quién ama Dios? Al que da con alegría. Los dos rostros de la Iglesia son el hermano tristeza y la hermana alegría. La tristeza es la expresión de un funeral, pero la alegría es la expresión de una resurrección. Te pregunto: ¿Qué quieres ver de tu Iglesia: Funeral o resurrección?.

¿Cómo resucitas a tu Iglesia? La resucitas por medio de tus ofrendas o siembras, porque si aquí dejamos de ofrendar, entonces, le estamos haciendo el funeral a esta Iglesia, ¿Quién la mató? Los tacaños, los criticones, los avarientos de la Iglesia. Pero en esta Iglesia hay almas generosa, gente que mantiene viva, sostenida y en resurrección a la Iglesia.

Salomón dijo: “El alma generosa será prosperada; y el que saciare, él también será saciado”. ¿Quiénes son los que mantienen a la Iglesia Local en prosperidad? La mantienen las almas generosas de la Iglesia Local. Prospérala por medio de tus ofrendas. Si te duele dar, da más para que se te quite el dolor. ¿Qué es prosperidad? Es estar saciado, satisfecho y completo. Observa que aquí en Proverbios 11:25 hay una ley: El que saciare, será saciado. Nos volvemos prósperos cuando somos generosos. La filosofía del mundo sin Cristo es atesora, guarda y no des nada; pero la del cristiano es dar con alegría.

Cuando tu das estás liberando algo de ti mismo: Posesión, tiempo y energía, ¿Qué le dio Dios al mundo? Dio a  su Hijo. Pablo dice que Dios no escatimó a su Hijo como cosa a que aferrarse. La actitud del alma generosa es no escatimar, no aferrarse a lo que se tiene. El alma de Dios fue inmensamente generosa para nuestra salvación eterna, entonces, si Dios dio, da a tu Iglesia. Cuando ofrendas a tu Iglesia, estás demostrando que de Dios es tu vida y que El es Señor de tu economía. ¿Qué obtenemos al dar a la Iglesia? Obtenemos la libertad de la esclavitud de nuestras posesiones, y el gozo de extender el reino. Fíjate lo que dice Proverbios 11:24¿A quién le es añadido más? A reparte. ¿Quiénes están viniendo a pobreza? Los que retienen. Aquí yo veo dos clases de manos: La mano que reparte y la mano que retiene. En nuestra Iglesia hay dos tipos de rostros y dos tipos de manos en asuntos de dinero. Hay rostros melancólicos y hay rostros que dan con alegría. Hay manos que reparten y hay manos que retienen. ¿Qué te dice el espejo del ataúd? Este reparte o retiene?

Es justo que tu repartas y es injusto que tu le retengas la ofrenda a tu Iglesia. Lo que es de Dios no es tuyo, suéltalo, esa ofrenda le pertenece a la Iglesia, el V:26 dice: “Al que acapara el grano, el pueblo lo maldecirá”. En gracia, ya no hay maldición para tu vida, porque tú eres un bendecido con toda bendición espiritual, pero te falta dar tu bendición material para el sostenimiento de tu Iglesia. Pablo dice en 1 Corintios 9:11 “Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿Es gran cosa si segáramos de vosotros lo material?”. Esto es: Bendecidos espirituales que dan bendición material a la Iglesia. Lo espiritual sustenta a lo material.

En el V:9 Pablo dice “…No pondrás bozal al buey que trilla…”. Le pones bozal a la Iglesia cuando le retienes tus ofrendas. El buey de la Iglesia tiene que trillar con tus ofrendas, el V:10 dice “…el que trilla, con esperanza debe recibir del fruto”. El fruto de tu Iglesia son tus ofrendas generosas. El alma generosa jamás le pone bozal a su Iglesia, nunca le retiene lo que a ella le pertenece de parte de Dios.

Observa lo que dice el V:23 “El deseo de los justos es solamente el bien…”. Tú eres un justo porque fuiste por la sangre de Cristo justificado gratuitamente, ¿Qué hacen todos los justos de esta Iglesia? Su deseo es solamente el bien de la Iglesia. ¿Cómo le haces el bien a la Iglesia? Ofrendado de tus continuas entradas económicas.

El alma generosa será prosperada. El alma que saciare a la Iglesia, será también saciada. La prosperidad no se ora porque es una ley establecida. La prosperidad le llega al alma generosa, no orando sino dando. La luz del Sol es una ley. El sale y alumbra a justos e injustos. Aunque tú ores diciendo: “Señor que la luz del Sol no le salga hoy a los injustos”-perdiste tu oración- porque la ley establecida dice que <el Sol le sale a justos e injustos>. El Sol es una ley que se expresa y  asimismo es la prosperidad. Tú prosperidad se ve en tu generosidad. ¿Quieres que el dinero te sea añadido más? Tienes que repartir, porque el que reparte se le añade más y esto es una ley de Dios. La generosidad de tus ofrendas hace posible que la Iglesia Local corra con esta Palabra de Gracia. Toma tu siembra y reparte ahora, porque el alma generosa será prosperada.

 

Proximo Blog: 5/23/2011

LA GRACIA NOS HACE CONVIVIR CORRECTAMENTE

 

No hay experiencia más dura y dolorosa para un cristiano que la soledad, el querer permanecer aislado, incomunicado por mucho tiempo; con toda razón Hebreos 10:25 dice 25: “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” La capacidad de convivir y estar en comunicación es, entonces, la posibilidad de crecer y permitir que otros crezcan. El crecimiento personal es proporcional a la capacidad de compartir. Una mano amiga, una actitud comprensiva, una frase optimista, una sonrisa cordial son el lenguaje de la convivencia cristiana y la menor manea de comunicarse con los demás. Convivencia Y comunicación: Todo lo que Dios creó se rige por medio de leyes establecidas para su funcionamiento. La naturaleza se rige por leyes que le dan una ordenación lógica. Entre los hombres se establecen leyes o acuerdos que permiten la organización y convivencia en sociedad.

Dios también ha establecido ciertas leyes claras para la convivencia y comunión en la sociedad de la Iglesia del Señor. El cristiano nace en una sociedad espiritual llama la iglesia y sólo en ella puede realizarse como persona; cada cristiano necesita de los demás para subsistir y para crecer. Pero, más que una necesidad, la convivencia cristiana es una experiencia placentera y gozosa; ella permite al cristiano compartir y comunicar; expresar sus pensamientos, dar a conocer sus sentimientos y participar sus deseos, anhelos y esperanzas. La iglesia requiere del acuerdo, compromisos y disciplinas para lograr sus triunfos. Las leyes son acuerdos que permiten resolver los problemas de organización social y convivencia de los cristianos. Por medio de las leyes morales y espirituales todos los cristianos podemos ejercer nuestros derechos y cumplir nuestros deberes en la sociedad de la iglesia. Como hijos de Dios, debemos respetar todas las leyes justas.

Todos tenemos la misma responsabilidad ante la ley de la convivencia y la justicia, sin privilegios de ninguna clase. Los cristianos nacemos en Cristo todos iguales y debemos cumplir todos, por igual, las leyes de la convivencia y de la comunicación. El poder dar la mano al otro en cada reunión o cada vez que nos encontramos, el saber que no se está solo y que se tienen amigos, compañeros, colegas, hermanos con quienes puede interrelacionarse en diferentes grados de cercanía, llena al cristiano de mucho optimismo y esperanza para continuar por el camino de la vida cristiana. La iglesia está llena de seres maravillosos, cuya presencia y cercanía colman el ambiente de la iglesia de concordia, entusiasmo y esperanza; cristianos que contagian su paz interior, seres de quienes se pueden aprender verdades eternas.

El valor de la solidaridad: Ayuda al cristiano actuar siempre con sentido de comunidad. Hechos 2:44 dice: “Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” El cristiano solidario sabe que no puede estar ajeno a las necesidades, dificultades y sufrimientos de los demás. El cristiano solidario está llamado por el Espíritu Santo ha crecer en el servicio. El solidario practica Romanos 12:12-13,15: “gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.” El solidario jamás olvida que no hay transgresión particular ni privada que no afecte de alguna manera a los demás.

El valor del compañerismo: Compañero es un acompañante en el camino. Eclesiastés 3:9 dice: “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.” El cristiano solidario y compañero está dispuesto a dar la mano al otro y a no retirársela hasta lograr un alcance común entre los caminantes de la fe en Cristo Jesús. Hebreos 12:1 dice: “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.” El cristiano compañero se despoja de cualquier peso y pecado que interrumpa, obstaculice el compañerismo y la comunión con los demás que corren con paciencia la carrera de la fe que tiene por delante. Podemos ser compañeros en cualquier actividad; pero la gran diferencia con el que camina al lado, radica en que yo le aporte mi simpatía y lo mejor de mí para que el camino sea agradable, liviano y eficaz.

Proverbios 17:17 dice: “En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.”  El verdadero compañero y amigo en Cristo rebosa de satisfacción y alegría cuando el triunfo. Es compartido y se es coautor del éxito de los demás. Proverbios 18:24 dice: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.” El valor de la cordialidad: Cordial viene de “corazón”. La cordialidad es el valor que más enriquece las relaciones interpersonales en Cristo; se origina en la sencillez del espíritu que ha sido renovado, en la grandeza del alma que ha sido transformada por Cristo, y en la nobleza de los sentimientos sanos y santos de uno que ha nacido de nuevo. Efesios 4:32 dice: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”  El cristiano cordial siempre tiene en sus labios una frase amistosa, un mensaje de afecto; y en sus manos, un presente, una caricia.

Efesios 4:29 dice: “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.”  El cristiano cordial no niega el saludo a nadie, no se cansa de agradecerle un favor, presenta sinceras disculpas cuando se equivoca, solicita ayuda con humildad, cuando la necesita, y concede ayuda generosa cuando se la piden. Romanos 12:7 dice: “si de servicio, en servir… el que reparte, con liberalidad… el que hace misericordia, con alegría.” Filipenses 4:21 dice: “ a todos los santos en Cristo Jesús. Los hermanos que están conmigo os saludan.”  El cristiano cordial siempre tiene una sonrisa generosa para regalar. Sabe que una sonrisa es la tarjeta de presentación de todas las virtudes cristianas. La sonrisa cordial es otra forma de orar, no sólo a Dios para decirle “gracias”, sino al hermano para decirle “estoy contigo”.

Eclesiastés 1:1 dice: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. V:4 dice tiempo de reír. V:7 tiempo de hablar. V:8 tiempo de amar, y tiempo de paz.

El valor de la servicialidad: El servicio nace del deseo de compartir, de la convicción de que sólo quien siembra cosecha, y del propósito de que la mano izquierda no sepa lo que da la derecha, Mateo 6:3 dice: “Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”  El valor de la servicialidad se demuestra en el deseo sincero de hacer algo por los demás. Quién no sabe servir, no sabe vivir. Marcos 10:44 dice: “y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

Es necesario que desaparezca de la mente y del corazón del cristiano aquella falsa superioridad basada en la posesión de súbditos que deben obedecer incondicionalmente a sus supuestos amos. Es superior en la Iglesia del Señor quien más sirve. Marcos 10:43 dice: “Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor.” El servicio generoso no sólo constituye un beneficio para el otro y la posibilidad de mejorar la sociedad, sino el acceso a la propia realización personal; la servicialidad dignifica al hombre y a la mujer de Dios. Todos los hijos de Dios estamos dotados de las facultades para convivir, comunicarnos, amar y disfrutar. Tales facultades fundamentan la dignidad humana y espiritual. Necesitamos concretarnos en estos valores para poder disfrutar de la gracia de la convivencia.

 

Proximo Blog: 5/16/2011

 

EL QUERUBIN PROTECTOR

“A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.”

Ezequiel 28:16

Hay dos personajes que se disputan la apódosis de querubín en este pasaje y son Thobaal II rey pagano de Tiro y el diablo cósmico, ¿Quién es este querubín?. Apódosis es una proposición o nombre que suele darse a una persona, tomado de algún defecto o circunstancia.

Lea Ezequiel 28:2,12 ¿Contra quién fue pronunciado todo el contexto de Ezequiel 28? El contexto de Ezequiel 28 es una endecha profética sobre el rey de Tiro llamado Thobaal II sobre la destrucción de Tiro y de Sidón que fueron como “una espina desgarradora” en contra de la casa de Israel (Ezequiel 28:21,24). Dios las destruyó para que Israel pudiera vivir seguro y edificar sus casas y plantar sus viñas y vivir confiadamente (V:26). Thobaal II se deriva de Baal y era el representante de Baal, el dios supremo de los fenicios. Lea el V:2 ¿Qué dijo Thobaal II en su propio corazón? ¿Qué le dijo el profeta Ezequiel a Thobaal II en el mismo V:2? Lea Isaías 14:13 ¿Qué dijo Belsasar rey de Babilonia en su corazón? Tanto Belsasar rey de Babilonia como Thobaal rey de Tiro, en sus corazones o mentes albergaban un sentimiento de elevación sobrehumana o un auto teísmo. Ambos fueron soberbios de corazón y cayeron de sus elevadas posiciones de reyes de aquellas naciones que gobernaban. En sus propias opiniones se creían Dios. Lea el V:2 ¿En qué trono estaba sentado Thobaal II, en el trono de Dios o en el trono de su propio corazón? ¿En medio de qué estaba sentado?

Thobaal II creía que él era un dios y Tiro una ciudad celestial. Tiro era una isla que estaba asentada sobre los mares y se le llamaba “la isla del Edén o isla santa” siendo sagrada a Hércules. Tiro llegó a ser la madre de todas las ciudades de los mares en su época. Lea el V:3 ¿En su opinión arrogante que se creía Thobaal II? En el V:12 ¿Qué se creía? En el V:14 ¿Qué se creía? En el V:15 ¿Qué se creía?

¿En qué parte de su ser se creyó todo esto Thobaal II, apóyese leyendo el V:2,5,6,17? Lea el V:5 ¿A causa de qué, Thobaal II se creía un dios? Los ejércitos fuertes de las naciones en aquella época era los Caldeos, Lea el V:7-9  ¿Qué le haría los Caldeos a Thobaal II? ¿Qué le dice Ezequiel al rey de Tiro en el V:2,9? La isla en medio de los mares era Tiro. Los Caldeos entraron en la isla de Tiro y en esa batalla marítima oscurecieron el esplendor de la isla del Edén o la sagrada isla de Hércules. Lea el 8 ¿A dónde fueron a parar los dichos blasfemos de la arrogancia, sabiduría, riqueza y soberbia de Thobaal II? Lea el V:9 ¿En mano de quién caería Thobaal II?

Esto indica que este pretencioso rey no era Dios sino hombre. Como hombre cayó en manos de su matador (los Caldeos).Una endecha es un lamento o lloro. El V:11 indica que a Ezequiel le vino un segundo mensaje adicional en contra del rey de Tiro. ¿Qué se creía este rey en el V:12? Esta expresión es un apódosis. Ejemplos de apódosis acerca de Thobaal (En Edén estuviste) (Tú eras el sello de la perfección). (Perfecto eras) (estuviste en el santo monte de Dios) (fuiste creado) (querubín grande y protector). Lea el V:13 ¿En dónde estuvo Thobaal II? La expresión “En Edén” indica un estado elevado en contraste con “cortado” que indica un estado caído. Antes de caer, Thobaal II estuvo en Edén (posición elevada). El profeta Ezequiel tomó la imagen del Edén y se la aplicó al rey de Tiro. Edén era el nombre apelativo que se le dio a la isla de Tiro. Era una isla de deleites e inmensas riquezas. En ese Edén estuvo como rey, Thobaal II. Thobaal II no estuvo literalmente en Edén, porque cuando Adán pecó, Génesis 3:23 dice que <Dios, sacó a Adán del huerto de Edén>. Después de esta expulsión, nadie más volvió a entrar al Edén. Thobaal II no estuvo literalmente en el Edén donde estuvo Adán antes de pecar.

Pero Thobaal II estuvo en el Edén de Tiro. La expresión “huerto de Dios” indica la hermosura de la isla de Tiro, que como un huerto fue una isla rodeada con todas las más grandes riquezas y ventajas terrenales. La expresión “día de tu creación” indica el día de su accesión al trono de Tiro o su coronación como rey de la isla. Los “tamboriles y flautas” eran las señales de regocijo que se usaban en aquellos tiempos para preparar la entrada triunfal de un rey al poder de su trono. Desde el V:14 Ezequiel ya no usa un apódosis sino una metáfora, porque ya no aplica “apodos” al rey de Tiro, sino comparaciones. Lea el V:14 ¿Con qué figura del templo judío, Ezequiel compara al rey de Tiro? Thobaal II era un semidiós en su propia opinión, y como un “querubín protector” extendió su protección sobre los intereses de Tiro. Ezequiel lo llama “querubín” para indicar que Thobaal era el bello ideal de la humanidad.

En el V:14 Tiro metafóricamente con qué fue comparada? Tiro fue el monte, el trono o la cabecera líder de todas las islas de aquellos mares. Las “piedras de fuego” era un embaldosado de zafiro y reflejaba la idea de que el rey caminaba sobre piedras de fuego. La expresión “perfecto eras” en el V:15 indica “prospero eras”. La expresión “hasta que en ti se halló maldad” indica que Thobaal provocó su propia caída y la de Tiro. ¿Cuál fue el significado final de los Vs:16-19? Que Dios echó a Thobaal II del monte de Dios (o el trono de Tiro); lo arrojó de entre las piedras del fuego (o de lo embaldosado de zafiro), oh querubín ( o cabeza) protector (o prospero); se enalteció tu mente a causa de tu resplandor o hermosura, (o de tu gloria imperial; delante de los reyes te pondré (o como ejemplo de tu vana soberbia) para que miren en ti (como cae un rey pretencioso. Profanaste tu santuario (o tu trono de privilegio o lo más sagrado que tenía Tiro). Saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran (Tiro fue la ciudad hija de Sidón) (Sidón fue una ciudad conocida por su pescadería).

Dios permitió su destrucción solo quedaron piedras sobre piedras al lado del mar. Todos los que te conocieron se espantaran de ti, y para siempre dejarás de ser (o nunca más ni en vida ni en muerte serás el que se creía un dios). De esta manera fue destruido Thobaal, Tiro y Sidón para que nunca más le fueran a la casa de Israel espina desgarradora, ni aguijón que le dé dolor, V:24. El lucero de Isaías 14:12 fue Belsasar rey de Babilonia y el querubín grande de Tiro fue Thobaal II. Reyes paganos que se creyeron dioses, y cayeron de sus pretensiones de ser dioses, siendo hombres. Isaías 14 y Ezequiel 28 jamás hablan del nacimiento u origen del Diablo cósmico o ángel caído. Los caídos allí fueron Belsasar y Thobaal II, hombre reyes que proclamaron un auto teísmo pagano.

 

Proximo Blog: 5/9/2011